Slider

Biorregeneración de suelos

Secuelas de la agricultura industrial

La agricultura industrial moderna utiliza la fertilización y fumigación química como bases de una buena productividad a corto plazo acabando con los microorganismos vitales en la nutrición de las plantas pero a su vez en la asimilación y fijación del carbono en el suelo. Arando las tierras, sin cuidar la rizosfera, desconociendo practicas sostenibles, se están liberando grandes cantidades de dióxido de carbono contribuyendo sustancialmente al calentamiento global y la desertificación. Urge que rompamos con la tradición química y potenciemos la biológica, recuperando nuestros suelos, mejorando la condición de las plantas, su evapotranspiración, nutrición y sanidad.

La generación de un compostaje eficiente de calidad se convierte en una de las alternativas más interesantes para la agroindustria de cara a mantener sus suelos sanos, mejorar la condición de temperatura, precipitación y sanidad entre otros factores determinantes para la producción.

Recomendamos fielmente ver este documental, para que redireccionemos nuestro compromiso con la biorregeneración de nuestros suelos que tanto nos necesitan. Nos permite entender cual puede ser el mejor modelo agrícola donde la diversidad al intercalar cultivos pueda consolidarse para que generemos y consumamos los alimentos más nutritivos y deliciosos.

Aprovechamiento de los restos de cosecha

En la actualidad el 40% de los suelos de país carecen de materia orgánica, lo cual limita la nutrición de las plantas y conlleva grandes inversiones en fertilización adicional.

De cara a aprovechar el abundante material vegetal no comercializable en cultivos extensivos como los de café, banano, palma africana, arroz, caña de azúcar, aguacate, cacao y caucho, entre otros. Se utilizan microorganismos benéficos que optimizan la descomposición de estos residuos. Esta solución es muy rentable puesto que los residuos se convierten en una fuente de nutrición ecológica para la planta con la menor carga de mano de obra y fertilizantes químicos añadidos.

Al sumarle productos orgánicos complementarios como compost de calidad, micorrizas, aminoácidos y algunos ácidos se logra mejorar la condición de los suelos favoreciendo el crecimiento sano de las plantas con la subsecuente mejora de su productividad y calidad. 

¿Cómo aprovechar residuos desperdiciados con microorganismos?

Recién realizada la cosecha

Los restos de cosecha, por lo general se han considerado como un problema más no una posible solución nutricional al optimizar su descomposición. El transporte y disposición acarrean costos importantes que podría evitarse al implementar estrategias para degradarlos in-situ. Aprovechando las cualidades y nutrientes que tienen los restos se puede ayudar a regenerar el suelo eficientemente.

Descomposición mejora la nutrición

Los microorganismos benéficos aplicados degradan quitina, lignina y celulosa eficazmente, pero también solubilizan fósforo y fijan Nitrógeno Atmosférico. Por medio de la degradación y acción en el suelo, éstos permiten que la planta se alimente con nutrientes nativos que antes estaban no disponibles, previniendo enfermedades y disminuyendo el requerimiento de fertilización y fumigación química. 

Beneficios

– Se generan ahorros al implementar una economía circular sostenible al aprovechar los residuos degradándolos in situ.
– Se realiza una producción más ecológica mejorando la calidad del producto a comercializar (tamaño, aspecto, sabor).
– Se aprovechan nutrientes presentes en el suelo, que no eran incorporables y asimilables por la planta. 

– Disminuye la fertilización química requerida.
– Disminuyen las plagas y enfermedades del suelo al establecer consorcios mibrobianos benéficos.
– Aumenta la vida útil del suelo de cara al nuevas cosechas.
– Suelos menos compactos y erosionados, menos «calvas», menos suelos infestados.

Para saber cómo te podemos ayudar, haz click en este botón